Humahuaca

A 3000 metros de altura, Humahuaca es el pueblo más grande y autóctono de la Quebrada de Humahuaca. Cabecera del departamento homónimo, ha sido considerada la capital histórica de la Quebrada. Humahuaca es un pueblo de calles empedradas, viviendas de adobe y una vida cultural que se concentra en torno al gran Monumento a los Héroes de la Independencia. Con su famosa Quebrada -declarada Patrimonio de la Humanidad- y la Iglesia de la Candelaria, construida en el siglo XVI, combina historia, tradición y el silencio de las siestas, con alegres peñas folclóricas y festividades carnavalescas. El Museo Folclórico Regional (Buenos Aires 447) es un espejo de la idiosincrasia y las costumbres de la Quebrada, con una muestra donde sobresalen la colección de instrumentos –erque, charango y bombo– y los disfraces del famoso carnaval de Humahuaca. Es altamente recomendable visitar el museo y realizar una visita guiada, ya que de otra forma el viajero puede pasar por Humahuaca y perderse –por razones de calendario festivo– varios de los elementos fundamentales que hacen tan distinto a este viaje.

El destino

Ubicación: al este de la provincia de Jujuy, a 126 kilómetros de San Salvador de Jujuy.
Clima: Templado y seco. En invierno, vientos fuertes y algunas heladas.
Historia: fundada por los españoles a fines del s. XVI.
Habitantes: 11.387
Costumbres:  -En Humahuaca, la celebración del carnaval es una de las más importantes del país. Celebrado en toda la quebrada en febrero.
- En los pueblos que forman parte de la quebrada jujeña, la mayoría de los restaurantes y comedores funcionan en las casas y son atendidos por familias enteras, que se afanan en el preparado de locros, humitas, tamales y cabrito asado, entre otras delicias autóctonas. Los tamales son comidas típicas que tienen maíz y carne de cerdo envueltos en hojas de chala.
-Generalmente sobre el mostrador de los almacenes se ven apiladas bolsitas de hojas de coca. El “coqueo”, (mascar estas hojas), es una técnica heredada de los antepasados aborígenes que aún hoy utilizan los lugareños para resistir duras jornadas de trabajo o para acompañar las copas en las reuniones nocturnas. Se forma un bolo con las hojas y se coloca entre las mejillas y la mandíbula dejándola allí por horas, provocando una abundante salivación. La hoja no debe partirse ni desmenuzarse; se la ovilla con la lengua, una sobre otra, metódicamente. Los turistas las compran por curiosidad o para evitar el apunamiento por disminución de oxígeno que provoca la altura.

Es ideal para:

  1. Es interesante efectuar una caminata por la feria de los yuyos, tejidos y artesanías próximas a la estación del ferrocarril, apreciando además las históricas calles de este pintoresco pueblo
  2. Conocer a fondo la Puna jujeña y su fantástica Quebrada de Humahuaca.
  3. Disfrutar de un Carnaval único, en febrero.
  4. Tomar fantásticas fotografías: casas coloniales, callecitas, cerros y más.
  5. Caminar por las típicas callecitas empedradas alumbradas por faroles de hierro forjado
  6. El paisaje de Jujuy es especialmente indicado para safaris 4x4, que pueden ser combinadas con safaris fotográficos, trekking, pesca deportiva, navegación y otras actividades.

Datos útiles:

Ubicación: al este de la provincia de Jujuy, a 126 kilómetros de San Salvador de Jujuy.
Clima: Templado y seco. En invierno, vientos fuertes y algunas heladas.
Historia: fundada por los españoles a fines del s. XVI.
Habitantes: 11.387
Costumbres:  -En Humahuaca, la celebración del carnaval es una de las más importantes del país. Celebrado en toda la quebrada en febrero.
- En los pueblos que forman parte de la quebrada jujeña, la mayoría de los restaurantes y comedores funcionan en las casas y son atendidos por familias enteras, que se afanan en el preparado de locros, humitas, tamales y cabrito asado, entre otras delicias autóctonas. Los tamales son comidas típicas que tienen maíz y carne de cerdo envueltos en hojas de chala.
-Generalmente sobre el mostrador de los almacenes se ven apiladas bolsitas de hojas de coca. El “coqueo”, (mascar estas hojas), es una técnica heredada de los antepasados aborígenes que aún hoy utilizan los lugareños para resistir duras jornadas de trabajo o para acompañar las copas en las reuniones nocturnas. Se forma un bolo con las hojas y se coloca entre las mejillas y la mandíbula dejándola allí por horas, provocando una abundante salivación. La hoja no debe partirse ni desmenuzarse; se la ovilla con la lengua, una sobre otra, metódicamente. Los turistas las compran por curiosidad o para evitar el apunamiento por disminución de oxígeno que provoca la altura.

Paseos y Excursiones

Parque Nacional Los Cardones

Parque Nacional Los Cardones

Conocer Iruya

Conocer Iruya

Yala

Yala

Dique La Angostura

Dique La Angostura

Darse el Gusto

Aventura en tierra firme

Aventura en tierra firme

El buen comer tafinisto

El buen comer tafinisto

Tan gourmet como andino

Tan gourmet como andino

Mercado de Tilcara

Mercado de Tilcara

Toreo de la vincha

Toreo de la vincha
Inicio: Destino:
Artículo anteriorLa casa de las empanadas
Artículo siguienteViaje a la Puna

Articulos Relacionados

Destinos

Colonia Carlos Pellegrini y los Esteros del Iberá

Colonia Carlos Pellegrini y los Esteros del Iberá

Colón

Colón

Concepción del Uruguay

Concepción del Uruguay

Oberá

Oberá

Iguazú

Iguazú

Bahía Blanca

Bahía Blanca

Regiones